Cumbre Humanitaria Mundial

Descripción

Las necesidades humanitarias están creciendo con más de 125 millones de personas afectadas por conflictos y desastres. Hoy, el número de personas desplazadas es mayor que después de la segunda guerra mundial: más de 60 millones. El costo humano y económico de desastres causados por amenazas naturales también se está intensificando. Los impactos del cambio climático se han profundizado, y se espera que los desastres sean más frecuentes y de mayor gravedad. Nunca antes las acciones humanitarias habían logrado tanto para tantas personas vulnerables en todo el mundo. No obstante, a menos que adoptemos formas más eficaces de abordar su sufrimiento, no podemos aspirar a un mundo de paz, seguridad y desarrollo sostenible en el que nadie sea vea relegado.

La primer Cumbre Humanitaria Mundial es un llamado a la acción para unirnos en torno a nuestra humanidad compartida. Los objetivos de la Cumbre son: reafirmar nuestro compromiso compartido con la humanidad y la universalidad de los principios humanitarios; generar mayor liderazgo global y predisposición política para finalizar conflictos; aliviar el sufrimiento y reducir el riesgo; y acordar un conjunto de acciones y compromisos concretos que nos permita estar mejor preparados y responder a las crisis. El Secretario General de las Naciones Unidas usará este momento histórico para hacer un llamado a poner a la humanidad en el centro de la toma de decisiones mundiales.

Destacará cinco responsabilidades básicas que toda la comunidad internacional debe respaldar:
1. Garantizar el liderazgo global y la predisposición política para evitar los conflictos y finalizarlos;
2. Respetar las normas que protegen nuestra humanidad, incluidas las leyes humanitarias y de derechos humanos internacionales;
3. No relegar a nadie y llegar a los más desplazados primero, incluidas las mejoras en lo referente a la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas;
4. Pasar de ofrecer asistencia a intervenciones que acaben con las necesidades, poniendo a las personas al centro, reforzando sistemas locales y nacionales, y acabando con la división entre la asistencia de humanitaria y de desarrollo ;
5. Invertir en la humanidad mediante la diversificación y optimización del financiamiento humanitario.
Actuar en función de estas responsabilidades no solo es una exigencia moral, sino una necesidad estratégica para hacer frente a los desafíos globales de hoy. Para definir lo que es requerido para cumplir con estas cinco responsabilidades básicas, el Secretario General establecerá una Agenda para la Humanidad que proporcionará un marco de trabajo para la Cumbre. En Estambul, el Secretario General apelará a los líderes del más alto nivel de todas las partes interesadas que conforman los grupos humanitarios, incluidos gobiernos, organizaciones internacionales y regionales, comunidades afectadas, grupos de sociedad civil, organizaciones humanitarias, el sector privado y el sector académico, para anunciar compromisos y medidas innovadoras que ayuden a alcanzar las metas de la Agenda para la Humanidad.