Clínica para mujeres y una escuela, parte de la ayuda de ADRA a los refugiados sirios